Los partidos políticos de ámbito estatal mostraron su apoyo al Balance Neto en el Congreso de los Diputados

 

El objetivo de la reunión era que las asociaciones del sector conocieran de primera mano las posiciones de los diferentes grupos con respecto a la energía en general y a las energías renovables en particular. Los cuatro grandes temas planteados a las formaciones políticas fueron la lucha contra el cambio climático; reforma energética y regulación renovable; fiscalidad medioambiental, autoconsumo y generación distribuida; y objetivos europeos a 2030 y participación de las renovables en el mix de energía final.

 

Los partidos políticos participantes en la reunión fueron Ciudadanos, Equo, Izquierda Plural, Podemos, PP, PSOE y UPyD. Por parte de la sociedad civil, asistieron representantes de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), la Fundación Renovables, Greenpeace, la Asociación Española de la Industria Solar Termoeléctrica (Protermosolar), la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) y WWF.

 

Los partidos apostaron por un modelo energético bajo en carbono, que debería ser fruto de acuerdos, consensos o lo que casi todos denominaron un Pacto de Estado, que  según la mayoría de las manifestaciones debería devolver la estabilidad y la seguridad jurídica a un sector que necesita planificación y objetivos a largo plazo para recuperar la confianza de los inversores.

 

Todos los partidos, excepto el PP, criticaron la reforma energética y manifestaron su apuesta por revertir la actual situación de las instalaciones y reparar los daños causados a las mismas aunque habría que estudiar cómo hacerlo pues algunos partidos ven complicado volver al escenario anterior a la reforma. Todos coincidieron en la necesidad de un marco regulatorio estable para el sector.  

 

 

En cuanto al nuevo Real Decreto sobre Autoconsumo, todos los partidos, menos el del Gobierno, se mostraron partidarios de derogarlo como se habían comprometido en sede parlamentaria el pasado mes de julio y promulgar una nueva regulación del autoconsumo, que contemple entre otras disposiciones el balance neto. Por su parte, el representante del PP destacó como positivo el que su partido hubiera aprobado la legislación para desarrollar el autoconsumo.  

 

Los partidos participantes en su totalidad se mostraron favorables a cumplir los objetivos europeos de renovables comprometidos por España a 2020 aunque algunos plantearon objetivos más ambiciosos, con porcentajes de renovables que podrían llegar al 70% en 2030 y al 100% en 2050. En líneas generales, la mayoría de los partidos políticos expusieron la necesidad de realizar una auditoría sobre los costes del sistema eléctrico y se mostraron partidarios de fomentar todos los usos de las energías renovables.

 

Por su parte, el PP justificó la reforma llevada a cabo ante la necesidad de acabar con el déficit de tarifa para que este no se convirtiera en déficit de Estado, algo que fue contestado por las organizaciones de renovables al señalar que el Gobierno se equivocó en el diagnóstico al culpar a las renovables del mismo y convertirlas en las grandes damnificadas de la reforma.

El autoconsumo dice sí a las comunidades de vecinos

Una comunidad de vecinos puede ser la titular de una instalación de autoconsumo solar fotovoltaico (como cualquier otra persona física o jurídica). Eso sí, la electricidad que generará esa instalación deberá ser empleada exclusivamente en satisfacer las necesidades de esa comunidad: léase la iluminación de escaleras, pasillos, rellanos y portal, la demanda eléctrica del ascensor, o la del garaje, la depuradora de la piscina, el riego de los jardines y cuantas otras demandas tenga asociadas esa comunidad.

Tipo 1. La solución menos gravada sería la instalación solar fotovoltaica para autoconsumo de menos de diez kilovatios (10 kW). Según el Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre -que es la norma que regula el autoconsumo-, las instalaciones de menos de 10 kW de potencia no están obligadas a pagar cargos de respaldo por la electricidad que autoconsuman (o sea, que no habrán de pagar lo que coloquialmente se conoce como impuesto al sol). Modalidad de autoconsumo de tipo 1 es -según el RD de autoconsumo- "cuando se trate de un consumidor en un único punto de suministro o instalación, que disponga en su red interior de una o varias instalaciones de generación de energía eléctrica destinadas al consumo propio y que no estuvieran dadas de alta en el correspondiente registro como instalación de producción. En este caso lo que produzco lo consumo o lo vierto a la red (gratis), pero no lo vendo en ningún caso. Por otro lado, cuando no estoy en casa y hace sol, puedo desconectar la instalación (con un dispositivo de inyección cero), y así no tengo que regalarle nada a la compañía.

Tipo 2. Solo se puede vender energía eléctrica a la red si la instalación de autoconsumo solar fotovoltaico se legaliza como modalidad Tipo 2. Las instalaciones de Tipo 2 que quieran vender la energía que viertan venderán esa electricidad solar "previsiblemente a precio de pool". En ese caso -concreta Krannich-, el productor recibiría entre cuatro y cinco céntimos de euro por cada kilovatio hora que produzca la instalación solar FV (ahora mismo, a cualquiera de nosotros nos cobran la electricidad a doce, quince, veinte o más de veinte céntimos de euro el kilovatio hora). El RD de Autoconsumo no exige en ningún caso que el propietario de la instalación -sea un particular, sea la comunidad de vecinos- ponga un dispositivo de inyección cero, es decir, un mecanismo que nos sirva para evitar que nuestra instalación vierta a la red la electricidad excedente; cuando hay generación porque brilla el sol, pero no hay consumo porque no estamos en casa, en esos casos, el dispositivo detecta ese no consumo y desenchufa la instalación para que esa electricidad potencialmente producible -y excedente- no vaya a parar a la red). El caso es que ese dispositivo no es obligatorio pero, si lo ponemos, nos ahorraremos -explica Krannich- el coste de estudio de acceso que tendría que hacernos la distribuidora para verter.

 

Para aquellos consumidores con contratos tipo 3.0 o superior (para más de 15 kW contratados) y, sobre todo, con consumos intensivos (tipo 365 días al año), el autoconsumo va a resultar atractivo como inversión, a pesar del cargo de 1,5 a tres céntimos de euro por kilovatio hora autoconsumido".

Las principales claves de la nueva normativa de autoconsumo

La normativa — que se ha tramitado tras dos años de retraso, varias versiones de borradores y sugerencias de cambios por parte del Consejo de Estado— según el ministro, "busca impulsar la generacion distribuida de la energía" para no tener que transportar la energía, aparte de suponer un "impulso a las energías renovables" como la fotovoltaica, eólica y biomasa que no emiten CO2 y reducen la factura que paga España por las importaciones de petróleo. Según el Gobierno, la norma permitirá un "desarrollo ordenado" del autoconsumo y la garantización de la "seguridad del sistema eléctrico". Las principales claves de la nueva normativa No aplica a las instalaciones independientes: Soria ha explicado que el autoconsumidor que produce y consume su propia energía no va asumir costes del sistema eléctrico siempre que su instalación no esté "enganchada a la red". El decreto señala, efectivamente, como excepción a la aplicación de la normativa, a las "instalaciones aisladas" y los grupos de generación usados exclusivamente cuando se produzca un corte de alimentación eléctrica. Los conectados a la red, aunque no consuman, mantendrán el sistema: En el caso de instalaciones de autoconsumo que sí estén "enganchadas a la red" para complementar las horas del día sin sol (en el caso de paneles fotovoltaicos) o cuando no sople el viento (si se utilizan aerogeneradores), sí tendrán que soportar costes para contribuir al mantenimiento del sistema. Según el Gobierno, de lo contrario deberían repartirse entre el resto de consumidores que verían de este modo elevada su factura. "Esta situación sería injusta, puesto que los costes generales del sistema nada tienen que ver con el hecho de que se esté autoconsumiendo o no", dice el Ejecutivo. Vía libre al impuesto al sol: Los peajes que deberán pagar estos autoconsumidores enganchados a la red corresponden a los pagos que se efectúan para eliminar el déficit eléctrico, para incentivar a las renovables o para aliviar los gastos extrapeninsulares. Esta luz verde al pago de cuotas fijas por parte del autoconsumidor va en contra de la opinión de organizaciones de consumidores, ecologistas y de muchos partidos políticos, que han denominado estos peajes como impuesto al sol. La cuota se aplicará en su término fijo a todos los autoconsumidores, en función de la potencia instalada; y la parte variable, dependiendo de cada kilovatiohora generado, solo se aplicará a los que superen los 10kWh de potencia contratada, lo cual perjudicaría en principio a todas las Pymes que quieran acceder a esta sistema de generación propia de energía. No se pagará la energía si no te conviertes en 'productor': Soria ha identificado dos casos de autoconsumo: uno, "tener una instalación solo para autoconsumir energía" que podrán verter energía al sistema eléctrico pero no podrán venderla. El segundo, para instalaciones de más de 100kW, que sí contempla un escenario de venta de energía, pero para ello deberían inscribirse en el registro de productores de electricidad y se comprará al precio horario que exista en el momento en que se vierta la energía. Este escenario esbozado por el ministro omite la solución de balance neto que existe en otros muchos países y que permite a hogares y Pymes compensar su factura con la energía excedente que vierten en la red cuando no la están consumiendo. Con la norma tramitada este viernes, esta energía tendrá que 'regalarse' al sistema. Seis meses para registrarse: El Gobierno decreta la obligatoriedad para todos los autoconsumidores de registrarse en una base de datos creada al efecto. "Así el operador del sistema y las distribuidoras pueden conocer las instalaciones de autogeneración que existen en sus redes", dicen el Gobierno, que dija un plazo máximo de seis meses para hacerlo.