El Gobierno aprueba el Plan PIMA SOL para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los hoteles

Su objetivo es conseguir la reducción de emisiones de CO2 entre un 40% y un 70% renovando las infraestructuras en establecimientos hoteleros.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), por su parte, invertirá 5,21millones de euros en el Plan PIMA SOL para la compra de las reducciones de emisiones de CO2 que se produzcan en los hoteles mediante los proyectos de renovación. La media de aportación del MAGRAMA será de 10.420 euros por hotel. Esta compra se realizará a través del Fondo de Carbono con el que cuenta la Oficina Española de Cambio Climático. También contará con un 50% de financiación del Banco Europeo de Inversión (BEI) para los hoteles españoles en condiciones muy favorables.

Las medidas de renovación incluidas en el Plan supondrán la creación de unos 8.000 empleos, además del mantenimiento de puestos de trabajo de autónomos, PYMES y de empresas energéticas y de construcción.

Tendrá una duración de un año y entre las medidas incluidas en el Plan se encuentran las medidas de generación de ENERGÍA RENOVABLE para AUTO CONSUMO, para AGUA CALIENTE SANITARIA y CLIMATIZACIÓN, y otras mejoras de gestión del agua y de los residuos.

SOLECO ofrece soluciones ecológicas personalizadas con la máxima profesionalidad y fiabilidad, corroborada por ser una de las empresas con más experiencia dentro del sector.

Esta iniciativa del Ministerio se suma al Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA Aire), aprobado en Consejo de Ministros el pasado febrero, y destinado a la mejora de la calidad del aire en España mediante la renovación del parque de vehículos comerciales y su sustitución por otros modelos más eficientes y de menor impacto medioambiental.

FUENTE: Gabinete de prensa del Consejo de Ministros. Para ver el documento siga el enlace.

El futuro de la energías renovables en Europa

En plena batalla comercial con China por el precio de los paneles solares, la Unión Europea corre el peligro de perder competitividad energética.

China lidera la expansión de las energías renovables, según un informe del Banco Mundial.

En una conferencia sobre el futuro de la energía en Europa y la política medioambiental en Bruselas, el ecologista Jason Anderson explicaba que Europa tiene mucho potencial sin explotar. “El ahorro de energía ha aumentado con las energías renovables, y está creciendo el número de puestos de trabajo. Ya hay un millón de empleos en el sector de las renovables en Europa, que puede llegar a los dos millones y medio en diez años. Eso contribuiría a nuestra competitividad, creando industrias en las que Europa ya tiene un peso, no sólo en la manufactura, sino en la instalación, el mantenimiento, en toda la cadena de producción que está también en Europa.”

Según la recomendación del Banco Mundial, las energías renovables deberían pasar del actual 18 por ciento al 36 en 2030. La Unión Europea, que importa la mitad de la energía que consume, sigue siendo muy dependiente del petróleo y el carbón. En la conferencia también estuvieron presentes los representantes de los productores de energía, como Dick Benschop, de Shell. “Nos gustaría que Europa fuese más eficiente, utilizar menos energía, crecer en renovables, pero con la mirada puesta en la innovación y utilizar más gas y menos carbón. El gas supone una emisión de C02 un 50 por ciento menor que el carbón.

El sector de la energía es el principal contaminante y la Unión Europea está intentando liderar un nuevo acuerdo mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsable del calentamiento global, que sustituya al Protocolo de Kyoto en 2015.

Ver más información relacionada en el siguiente enlace

La factura de la luz sube este lunes un 1,2%

La factura de la luz sube este lunes un 1,2% para unos de 22 millones de hogares

La Tarifa de Último Recurso (TUR) de electricidad, la que tienen cerca de 22 millones de hogares, experimentará mañana, 1 de julio, una subida media del 1,2% para el tercer trimestre del año, según los cálculos realizados sobre la orden ministerial publicada ayer en el BOE.

El encarecimiento de la electricidad se producirá después de que en abril la TUR registrase su mayor bajada en varios años, del 6,7%, propiciada por una fuerte caída en los precios de mercado, y de que en enero se hubiese registrado una subida del 3%.

La contención de precios de este año supone un alivio parcial en una factura que se ha encarecido en un 60% en apenas un lustro. Solo en 2012, la luz subió cerca del 5%, además del 7% que los consumidores tuvieron que pagar de más entre octubre y diciembre para acatar una sentencia del Tribunal Supremo que obligaba a reintegrar el encarecimiento no repercutido entre octubre de 2011 y marzo de 2012.

La evolución actual de la TUR eléctrica responde a la decisión del Gobierno de congelar los peajes eléctricos, que tienen un peso algo inferior al 50% dentro del recibo de la luz y que sirven para cubrir los costes regulados.

En esta parte del recibo, congelada por el Ejecutivo en los últimos trimestres, es en la que se produce el déficit de tarifa, cuyo importe en términos acumulados es de 26.000 millones. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha anunciado que en la primera quincena de julio podría conocerse la reforma energética para acabar con este problema.

Tarifa plana

Mientras, la CNE ultima la nueva metodología para calcular el cobro dentro del recibo de la luz de la parte del transporte y la distribución. El otro gran coste regulado, el de las primas al régimen especial, seguirá dependiente del Gobierno.

La metodología de la CNE supondrá que el recibo de la luz funcione a efectos prácticos como una "tarifa plana", ya que la parte fija del peaje, conocida como término de potencia, elevará considerablemente su peso, en detrimento de la parte variable, conocida como término de energía y condicionada al consumo.

El resultado será un recibo eléctrico en el que las principales diferencias de precios dependerán de la potencia que se contrate, pero en el que, para contratos iguales en potencia, habrá mucha menos variación en función del consumo.

De esta forma, las segundas residencias, en las que apenas hay consumo pero sí una potencia contratada similar al primer hogar, acabarán pagando más, al tiempo que los incentivos de los hogares para ahorrar se reducirán.

Lo que sí habrá es un incentivo para consumir en las horas del día conocidas como 'valle'. La tarifa plana incluirá una discriminación horaria en función de la hora del día, bajo la premisa de que las redes eléctricas tienen más actividad en las horas punta y de que es en ese momento cuando el precio debe ser mayor.

Ver el artículo completo en el siguiente enlace